Los primeros años de vida son verdaderamente decisivos para todos los seres humanos. En esta etapa niños y niñas atraviesan cambios físicos, afectivos, cognitivos y sociales que subrayan la adquisición de competencias y la forma en que aprenden a relacionarse, comunicarse, jugar y transformar su entorno.

 

Es por ello fundamental garantizar un desarrollo sano, en entornos que den respuesta de manera integral a sus necesidades sin descuidar sus derechos. Solo atendiendo de esta forma se les proporcionará báses suficientemente sólidas para el crecimiento, la supervivencia y el desarrollo humano.  

 

En los últimos tiempos innumerables estudios evidencian que la educación preescolar conllevan muchos beneficios especialmente para los niños y niñas menos favorecidos pues estos compensan diversas carencias nutricionales, de salud y estimulación a lo cual si estas no se superan seguirán siendo causa de desigualdad social y de vulnerabilidad a sus derechos fundamentales. El aprendizaje posterior se ve altamente favorecido dado que en estas etapas se adquieren las competencias base para el futuro.

 

James J. Heckman economista ganador del Premio Nobel y profesor de Economía en la Universidad de Chicago: “La lógica es bastante clara desde el punto de vista económico. Se puede invertir para reducir las diferencias y prevenir las brechas de logros, o se puede pagar para remediar las diferencias cuando sean mas dificiles y caras de reducir. En cualquier forma se va a pagar.”

 

El Centro del Desarrollo Infantil de la universidad de Harvard se pronunció al respecto: “Estudios del desarrollo cerebral demuestran que las experiencias infantiles tempranas constituyen la base para la mano de obra especializada, una comunidad responsable y una economía próspera.” 

 

De la univesidad de Illinois Arthur J. Reynolds “Los niños que van a un centro de educación preescolar tienen mas probabilidad de completar mas años en la escuela, terminar sus estudios, graduarse a tiempo y cursar estudios universitarios”.  

 

Los primeros años escolares son años en los que se aprende a jugar, a crear, a disfrutar de la música el arte que empieza a transmitirse a las nuevas generaciones en esta etapa. Es uno de los ciclos educativos en donde mas presente está la familia, con los beneficios que ello representa en el desarrollo del alumnado.

 

Los estudiantes de 15 años que cursaron al menos un año preescolar obtienen mejores resultados en el Programa para la Evaluación Internacional de Alumnos (PISA) que los que no lo hicieron, incluso los procedentes de ambientes socioeconomicos desfavorecidos.

 

En definitiva no hay espacio para dudas de que todo son beneficios en cuanto a comenzar la escolarización a una edad temprana. Por ello los indicadores de asistencia a centros educativos desde los primeros años de vida son cada vez mayores porque toda la comunidad educativa padres – educadores – alumnos son conscientes de su gran importancia.